Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Las exploraciones de portugueses y españoles a partir del siglo XV
sirvieron para poner en contacto a las cuatro partes del mundo, para
asentar la idea de un mundo nuevo (sumando los viejos mundos a los
nuevos mundos), para demostrar que el planeta era en realidad un solo
mundo, para establecer una red inédita de vínculos económicos y
culturales entre los distintos espacios que componían ese único mundo,
para imaginar una verdadera historia universal. Y, como no podía ser
de otra forma, portugueses y españoles tomaron posiciones
privilegiadas en ese mundo, en las cuatro partes de ese mundo (que en
realidad eran cinco): Europa, Africa, América y Asia, más la
inmensidad del Pacífico. Ahora bien, el crecimiento exponencial de la
comunicación entre los pueblos, de la circulación de los factores
económicos, de la transmisión de las experiencias políticas, de la
difusión de las creaciones culturales que se ha producido desde fines
del siglo pasado, ha puesto en circulación el concepto de
globalización o mundialización y, ahondando en las raíces históricas
del fenómeno, ha convertido a aquel periodo que arranca de las
navegaciones ibéricas en la época de la primera globalización o
primera mundialización.

Otros libros del autor