Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Abel Chapman era también de familia vinatera y cervecera inglesa y
combinó sus viajes de negocios con una afición muy temprana a la vida
silvestre. Cuando llegó a Jerez en 1883 contaba 32 años y tenía a sus
espaldas una buena experiencia de cazador, de pescador y de
naturalista. El negocio del vino no tenía más remedio que llevarlo a
la Península Ibérica, pero su primer deslumbramiento fue Escandinavia
en 1881. El segundo fue en España y muy en concreto en Doñana. Chapman
no tardó en hacerse amigo de Buck, y ambos constituirían con otro
inglés jerezano, don Alejandro Williams (Williams & Humbert) y el
marqués de Torre Soto (González Byass) una Sociedad de Monteros que
arrendó el Coto a su dueño don Guillermo Garvey. Como puede verse,
Chapman era el único de los socios que no era bodeguero local. Tanto
en este libro como en el otro que escribieron al alimón, Unexplored
Spain, Chapman y Buck dedicaron jugosas páginas al Coto de Doñana y a
su vida silvestre. "Chapman, - escribía yo en El mito de Doñana -
cazador ante todo, escritor y dibujante de talento, tiene sus ribetes
de naturalista y, junto a los grandes mamíferos y a las aves que
persigue, se ocupa en sus páginas con pericia e interés de estudioso
de pájaros, reptiles, insectos y plantas del Coto. Chapman -nos dice
Guy Mountfort- es el primero que señala la índole euroafricana de la
fauna de Doñana, así como la importancia del Coto como descansadero de
aves migratorias entre la Europa occidental y el Norte de Africa."

Otros libros del autor