Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En La escuela del virtuoso, título tomado de los estudios para piano
del compositor y pedagogo Carl Czerny, Gert Jonke juega con brío y
agilidad con las disonancias y con el tempo: allegro vivace: el humor;
pianissimo: la nostalgia; furioso: la sátira, para componer una
sonata en dos tiempos donde la ficción y la realidad se enfrentan y se
superponen.

En el primer tiempo, "La presencia de la memoria", un compositor con
problemas de inspiración participa en la fantasía de sus dos amigos,
el fotógrafo Anton Diabelli y su hermana, que han decidido repetir
exactamente una fiesta celebrada el año anterior. El nombre del amigo,
homónimo del célebre compositor del vals sobre el que Beethoven
escribió sus 33 Variaciones Diabelli, parece anticipar que alguna
variación se interpondrá en su proyecto. Los invitados, caricaturas
hilarantes de la burguesía austríaca, serán incapaces de impedir la
irrupción de una música inaccesible que pondrá en peligro su frágil
existencia y abocará al narrador al recuerdo de un amor perdido.

En el segundo movimiento "Gradus ad Parnassum", título que remite a
los ejercicios para piano del músico Muzio Clementi, el mismo
compositor acude con su hermano al conservatorio donde estudiaron,
para visitar a su antiguo profesor. Perdidos por el laberíntico
edificio, los hermanos irán a parar al desván, una metáfora del
cerebro del narrador, donde descansan unos pianos nuevos pero
abandonados que serán testigo de las disparatadas dificultades con las
que se enfrentarán los personajes.

Verdadero artista del lenguaje, la obra de Gert Jonke sobrevivirá a
las modas efímeras y ya ocupa un lugar privilegiado en la literatura
europea del siglo XX.

Otros libros del autor