Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Descubrir en la historia de la codificación la de una sociedad que
codifica, y por la misma razón considerar el código, no como un fruto
casual o un resultado imprevisto, sino como el deseado producto
jurídico de un anhelo social. Lo que no impide concebir el código como
objeto de estudio. Pero exige analizarlo y describirlo, no como
entidad autónoma y autorreferencial, sino como un derivado o producto
de una sociedad histórica, es decir concreta, que no puede separarse
de ella, a ella se refiere y no puede comprenderse sin tenerla en
cuenta. Por ello, la sociedad que decide en un momento (quizá de
manera excepcional) poner en marcha esta estrategia jurídica
confeccionará el código al que aspira si no a su imagen y semejanza,
sí de manera que le resulte cómodo y útil; teniendo en cuenta, no
tanto las sugerencias de los teóricos o las recomendaciones de los
historiadores, sino sus necesidades concretas. Todo esto es fácil
decirlo, pero no ejecutarlo...relacionarlo con el mundo exterior del
que deriva y en el que pretende incidir; leerlo e interpretarlo a la
luz de cuanto en este mundo externo (que es la sociedad) se mueve;
tener en cuenta los valores que esta manifiesta y también las
contradicciones que no logra esconder, ya que estos son los elementos
que ocupan y agitan el área de influencia del código, el espacio
-amplio pero hasta ahora poco explorado- que se abre tras su fachada
aparentemente silenciosa, equidistante e impasible...