Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Con la hipótesis a más persona, más artista, el autor indaga en
experiencias de sensibilización (equilibrio, tacto, gusto, etc.) desde
la corpóreo hasta lo anímico. Enseñar arte es hacer feliz, porque a
través de la propia expresión se crea un camino para reencontrarse en
este maravilloso mundo. El texto ofrece numerosos ejercicios para
tomar consciencia de un hecho singular: querámoslo o no, pintamos
constantemente en el aire con nuestra presencia. El arte cobra sentido
cuando celebra la preciosa existencia humana. Y eso no está limitado
sólo a los profesionales, sino al alcance de toda persona.