Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En las diecinueve piezas que conforman Emparejamientos juiciosos
hallamos lo que el propio Gadda consideró una «autoantología» de lo
mejor de su obra. Con su inconfundible e imponente utilización del
lenguaje, Gadda utiliza un punzante tono de sátira para ridiculizar a
la burguesía de su tiempo, como si diera cauce a la furia que en
alguna ocasión lo condujera a decir: «Me gustaría ser el Robespierre
de la burguesía milanesa: pero no merece la pena». Así, encontramos
respetables damas de sociedad que se ven obligadas a cuestionar sus
rígidos códigos morales frente a la exigencia de los tiempos, o a
empresarios obsesionados con salvaguardar «su propia propiedad privada
privadísima».