Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En 2014 se conmemora en España el IV Centenario del fallecimiento del
Greco (7 de abril de 1614, en Toledo), una efeméride que ha sido
considerada oficialmente como un acontecimiento de especial interés
cultural. Aunque la obra de Doménikos Theotokópoulos «El Greco»
(1541-1614) ha sido estudiada de forma regular como una de las figuras
capitales de la Edad de Oro de la pintura española, no se había
abordado la totalidad de su figura y su obra con criterios
historiográficos actualizados hasta la publicación de la primera
edición de este libro en 1997, y que ahora se ofrece en una versión
completamente actualizada por su autor. Fernando Marías realiza una
minuciosa reconstrucción de la vida del candiota a partir de la
documentación conservada, así como de las hipótesis más probables que
pueden formularse desde el conocimiento de su contexto histórico,
artístico y cultural.Marías traza un perfil biográfico del Greco
partiendo de su condición de artista extravagante, nacido en Creta,
criado en la tradición iconográfica y artística bizantina, de
adscripción religiosa poco definida -quizá ortodoxo, quizá católico
latino-, trasplantado luego a la Venecia y la Roma del Manierismo y el
Renacimiento tardío, y luego a la España de Felipe II, atraído por
las posibilidades que cree ver en la obra de El Escorial, y finalmente
convertido en pintor religioso, recluido en la ciudad de Toledo, a la
que su nombre ha quedado indisolublemente unido, pero en la que nunca
se llegó a integrar del todo. Al hilo de esa traza de hombre extraño,
dado a los pleitos, que nunca dominó la lengua castellana ni
estableció buenas relaciones con los artistas toledanos, Marías
analiza con criterios renovados sus obras, el verdadero legado del
cretense a la posteridad.Esta biografía viene así a actualizar y, en
gran medida, a reemplazar los grandes estudios precedentes sobre el
artista, superando los enfoques tradicionales que lo relacionaban con
la mística española del siglo XVI o que atribuían el peculiar canon de
sus figuras a defectos de visión. Para Marías, la singularidad del
artista reside más bien en su ambición juvenil de romper el estrecho
círculo de la tradición bizantina para convertirse en un pintor a la
moderna, fiel a las pautas instituidas por el Humanismo renacentista,
como prueban las anotaciones que hizo a las clásicas biografías de
artistas de Vasari y al tratado de arquitectura del romano
Vitruvio.Una obra fundamental de referencia para el conocimiento
presente y futuro del artista español, que busca presentar una figura
más compleja y más próxima a su contexto original, artístico, laboral
e intelectual. La publicación, cuidadosamente editada, ofrece las
principales pinturas del Greco, muchas de ellas tras las importantes
limpiezas y restauraciones llevadas a cabo en las últimas décadas, y
que, en algunos casos, han revelado facetas inéditas de su arte.