Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La segunda edición incorpora la jurisprudencia más reciente del
Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional acerca de la ejecución
de las sentencias urbanísticas. Destacar el examen de las excepciones
de imposibilidad material y legal de ejecución, de la voluntad de
eludir el cumplimiento de las sentencias en la codificación del
planeamiento urbanístico, la acción pública en la fase de ejecución,
el plazo de caducidad en la ejecución forzosa y la presencia de los
terceros adquirientes de buena fe. En definitiva, una monografía de
carácter práctico que puede resultar de interés a los profesionales
del Derecho administrativo.
Este libro trata el controvertido tema de la ejecución de las
sentencias urbanísticas en la jurisdicción contencioso-administrativa.
El primer capítulo analiza la evolución histórica del derecho a la
ejecución de las sentencias, examinando algunos de los problemas aún
presentes en el sistema de ejecución previsto por la Ley 29/1998, de
13 de julio, Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.
El concepto y tipología de sentencia urbanística, su dimensión
medioambiental y la situación de crisis del urbanismo ambiental ante
la inejecución de las sentencias urbanísticas configuran el núcleo del
segundo capítulo. Las principales causas de inejecución de las
sentencias urbanísticas son expuestas en el tercer capítulo, tales
como, la imposibilidad material y legal de ejecución. En último lugar,
el cuarto capítulo aporta
medidas concretas para asegurar el cumplimiento del fallo de las
sentencias urbanísticas a la luz del derecho español y comparado, ya
sea, mediante el concepto de «contencioso del urbanismo» o la «teoría
del paracaidista». La obra está marcada por un notable acento crítico
hacía la realidad actual de la ejecución de las sentencias
urbanísticas, advirtiendo de las consecuencias medioambientales en un
ámbito tan sensible para las futuras generaciones. La elaboración del
presente estudio ha contado con el empleo de fuentes propias del
Derecho (legislación, jurisprudencia y doctrina), tanto en el ámbito
interno como del derecho comparado francés, italiano y estadounidense.