Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Ha pasado algo más un siglo desde que la Ley Hipotecaria de 1909
reguló el llamando procedimiento judicial sumario del artículo 131.
Entonces la base de aquella Ley fue atribuir privilegios procesales
ejecutivos a los grandes acreedores en aras del pretendido fin de la
difusión del crédito territorial. En la realidad social las hipotecas
eran pocas -unos miles al año-, recaían principalmente sobre fincas
rústicas y el crédito hipotecario perseguía un fin empresarial.

En el siglo transcurrido han cambiado muchas cosas y el legislador -el
que debe regular la hipoteca y su ejecución- no lo ha entendido así.
En la actualidad, incluso en estos años de recesión, las hipotecas
vigentes en el Registro se cuentan por cientos de miles, se hipotecan
principalmente viviendas y los préstamos hipotecarios han pasado a ser
contratos de adhesión suscritos por las personas comunes y corrientes
que con los préstamos hipotecarios no pretenden un fin de lucro.
Ahora se trata de comprar una vivienda. Hasta hoy ha sido raro el
español que no ha comprado una vivienda acudiendo al préstamo
hipotecario.

Esta obra, que es continuación de tres anteriores, se ha centrado en
la hipoteca inmobiliaria y en su ejecución y se ha tratado de atender
a la experiencia doctrinal y judicial acumulada en la aplicación de la
LEC de 2000. Explicando como las ejecuciones hipotecarias (como todos
los procesos especiales, sean de declaración o de ejecución) son
manifestaciones de tutelas judiciales privilegiadas, esto es, de
privilegios procesales concedidos por el legislador, en este caso a
los grandes acreedores, se ha intentado reconducir esa tutela
privilegiada por caminos procesales compatibles con la tutela judicial
efectiva de todas las partes, también de los ejecutado

Otros libros del autor