Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El boxeo es un deporte al que nadie llama juego. Eso lo aprendió
Manuel Alcántara de niño, cuando veía combatir a los púgiles asomado
al balcón de su casa de Málaga. Más tarde, él mismo se subió al ring
en el descampado de Lagunillas para que le moldearan una nariz a la
altura de su talento. A sus 86 años, este poeta y pegador estelar en
las distancias cortas del periodismo sigue contando sus combates con
la Olivetti por victorias literarias.Este libro, elaborado por los
periodistas Teodoro León Gross y Agustín Rivera, reúne las mejores
crónicas de boxeo escritas por Manuel Alcántara en el diario Marca
entre 1967 y 1978. Son crónicas de urgencia, algunas de ellas dictadas
por teléfono, en las que nunca escribió una palabra a la ligera: «Yo
creo, como san Pablo -que no es uno de mis escritores favoritos- que
toda palabra ociosa nos será tenida en cuenta».Estas crónicas de
guantes de ocho onzas y Malta de 15 años (como escribe José Luis Garci
en el epílogo) retratan un mundo ya desaparecido, el de la edad de
oro del boxeo español que se combatía en el cuadrilátero del campo del
Gas, el Frontón de Recoletos, el campo de Ferroviaria o el Circo
Price. En estas páginas el lector podrá revivir el combate
Legrá-Winstone, la irrupción de Urtain con Weiland, las peleas de
Carrasco y Mando Ramos, el duelo de Perico Fernández y Lion Furuyama,
la batalla de «el Monje» Durán con «el León de Manchuria» Wajima, la
muerte de Juan Rubio Melero en el Palacio de Deportes de Madrid y el
combate en el Capital Centre de Landover, donde Evangelista resistió
ante Alí mientras en los campos de Maryland estallaba la primavera.