Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Estas lecciones sobre el infierno en la Divina Comedia fueron leídas
públicamente por Galileo a pedido de la Academia Florentina y quedaron
olvidadas hasta que, casi tres siglos más tarde, un investigador
halló los manuscritos por azar. Su lectura muestra otro abordaje del
clásico de Dante y un aspecto desconocido de la obra de Galileo.


Las matemáticas son la base del correcto razonar, no sólo en lo que
concierne al estudio y la comprensión de la naturaleza, sino también,
y sobre todo, en la medida en que las verdades demostrables son
accesibles y verificables mediante métodos matemáticos. Lejos de ser
un mero bagaje de tecnicismos útiles o inútiles, el pensamiento
científico es una cultura por derecho propio, saber e instrumento de
saber, lenguaje y discurso. La distinción que se ha verificado entre
los saberes llamados humanísticos y los científicos -como si la
ciencia no fuera un producto del hombre- es el fruto más reciente del
ansia de especialización típica de la carrera por el desarrollo
tecnológico.
En todo caso, esa distinción no existía en tiempos de Dante, cuando el
conocimiento se dividía en trivium y quadrivium, pero cada disciplina
contribuía por igual a la totalidad cultural. Ni existía aún tres
siglos después, en tiempos de Galileo. La prueba son estas Dos
lecciones ante la Academia Florentina acerca de la forma, la ubicación
y el tamaño del infierno de Dante, leídas públicamente por Galileo
entre 1587 y 1588, que aquí presentamos como pequeña contribución
tendiente a confirmar que la cultura es una sola cuando está en la
misma me