Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La doctrina de las infraestructuras esenciales (essential facilities
doctrine) es un supuesto de abuso de posición dominante (art. 102
TFUE). En síntesis, se caracteriza por dos rasgos:
1.º) Un supuesto de hecho. Una o varias empresas con poder de mercado
poseen bienes escasos que las rivales necesitan para competir. En
efecto, se trata de un comportamiento llevado a cabo por una o más
empresas que poseen la infraestructura necesaria para entrar en un
determinado mercado. Al tener la llave del acceso, tales empresas con
posición dominante -más bien, monopolio- en el mercado de la
infraestructura, también la poseen en un mercado anexo donde se
precisa la utilización de la misma.
2.º) Una consecuencia jurídica. La empresa o empresas poseedoras de la
infraestructura esencial deben, en determinadas circunstancias,
ponerla a disposición de las empresas rivales a cambio de una
remuneración adecuada; por consiguiente, la consecuencia de esta
doctrina no es la prohibición del monopolio, sino la limitación de la
libertad del monopolista, que no puede rehusar los servicios a
terceros o reservárselos para sí mismo o para las empresas de su
grupo.
El objeto del presente trabajo es el estudio de la denominada doctrina
de las infraestructuras esenciales en el Derecho antitrust de la UE;
sin embargo, dado su origen en la jurisprudencia estadounidense y la
validez substancial de los argumentos a favor y en contra de dicha
doctrina, una amplia referencia al estado de la cuestión al otro lado
del Atlántico resulta no sólo conveniente, sino del todo necesari