Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La esperada cuarta entrega de los diarios de Pániker. Un documento
memorialista, intensamente humano, donde aflora lo más relevante de su
obra.«Un crítico ha señalado que lo mejor de mi obra (y lo más ameno)
se encuentra en mis diarios. Esos textos son, en todo caso, los que
más he disfrutado escribiendo. Diario del anciano averiado comprende
el período que va del año 2000 al 2004, ya en pleno siglo XXI. Como de
costumbre, hablo de mis vivencias, mis reflexiones, anécdotas de mi
vida social e, incluso, de dos nuevas historias de amor que pueden
sorprender al lector tanto como me han sorprendido a mí mismo. De lo
cual se infiere que, en contra de lo que dice el título del libro, el
anciano no está todavía del todo averiado.»Salvador PánikerDiario del
anciano averiado prosigue la serie iniciada por Cuadernillo amarillo,
Variaciones 95 y Diario de otoño.Reseñas:«En sus diarios Pániker juega
con las cartas boca arriba, se muestra sin tapujos: contradictorio,
digresivo, dopado, enfermo, insultantemente atractivo a los setenta y
tantos, exultante, cansado, curioso, procaz, con el afán de reunir al
viejo sabio y al niño interior, y con la aspiración de poner la
palabra al servicio de la felicidad y la lucidez: un misticismo
desprovisto de santurronería, entre el zen, el tao y el tantra.»Manel
Ollé, Culturas, La Vanguardia«Ya cumplidos los setenta, Pániker abre
una nueva etapa con la publicación de unos dietarios reelaborados en
los que parece haber encontrado su estilo de madurez y tienen amplio
éxito de ventas.»Mauricio Bach, Culturas, La Vanguardia«Salvador
Pániker es la inteligencia en estado superlativo.»El Mundo«Uno de los
pensadores más lúcidos, agudos e independientes del actual panorama
literario y filosófico.»El Boomerang«El autorretrato de un heterodoxo,
una especie realmente rara y valiosa de nuestro país.»Culturas, La
Vanguardia«Pániker como personaje, y como escritor, es frívolo y
hondo, lúcido y cool, cálido donde hay que serlo e implacable sin
perder los estribos.»Iván Tubau«Su estilo literario es lacónico, parco
en metáforas, seco, pero barre el escenario con el fulgor penetrante
de un láser.»Miguel Dalmau