Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Existe la percepción de que el estatuto personal del militar está
configurado en menos respecto al de sus conciudadanos porque, a
primera vista, la eficacia de la seguridad y defensa nacional en el
ámbito competencial de las Fuerzas Armadas, exige ciertas limitaciones
que se materializan en una situación personal de dependencia que
llamaremos condición militar; concepto este que trasciende el ámbito
de lo profesional o laboral, ya que implica la sujeción a unos
peculiares principios de organización y reglas morales de actuación,
así como el sometimiento a unas leyes penales y disciplinarias que, en
conjunto, configuran un régimen personal cuya especialidad llega a
afectar al ejercicio de sus derechos y libertades.





Observando la configuración constitucional de los derechos y
libertades, su desarrollo orgánico y la legislación específica
militar, se constata la certeza de esas limitaciones. No obstante,
cabe preguntarse si el desarrollo legislativo ha sido el correcto; es
decir, si la situación actual es la que debe ser; ya que, en algún
caso, las limitaciones van más allá de lo previsto en el texto
constitucional, fundamentadas en su legislación específica.

En este contexto jurídico-constitucional, conviene recordar que el
núcleo del estatuto personal del militar sigue estando regulado por
algunos artículos de la derogada Ley 85/1978 de 28 de diciembre
(Reales Ordenanzas), cuya vigencia se mantiene a este efecto en tanto
no se apruebe la anunciada Ley Orgánica de Derechos y Deberes de los
Miembros de las Fuerzas Armadas, (cuyo Anteproyecto tiene fecha del
pasado 13 de mayo de 2010), algunas de cuyas pautas continuarán
marcadas por el peso de las misiones de las Fuerzas Armadas, que
conllevan exigencias ineludibles y el compromiso “a ceder parte
de su libertad personal en aras de garantizar mejor la de
todos”; o el papel central y determinante de los principios de
disciplina, jerarquía y unidad, que marcarán los límites de la
condición del militar. En cualquier caso, esta ley completará el
conjunto de disposiciones que configuran el estatuto del militar,
cerrando un ciclo de transformación de las Fuerzas Armadas que comenzó
hace más de treinta años.





El presente texto se ha estructurado en cinco partes, unas
consideraciones generales sobre el marco constitucional del estatuto
del militar y su legislación más significativa; un análisis de los
elementos o características más notorias que pueden configurar la
relación de sujeción del militar en España; un estudio más
pormenorizado de los distintos derechos y libertades
constitucionalmente reconocidos orientado al caso del militar; unas
consideraciones finales y algunas conclusiones.





En resumen, de cara al futuro inmediato se ha considerado útil hacer
una recapitulación general sobre los aspectos estatutarios del
militar, para intentar delimitar su contenido y alcance, a modo de
base de partida para estudios posteriores, en un momento en que se
está produciendo un cambio, como culminación de un proceso que
transformará el actual estatuto del militar buscando la convergencia
con la Administración General del Estado.