Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Como expresa el propio Secretario General de las Naciones Unidas en su
Estrategia Mundial de Lucha contra el terrorismo: "El terrorismo
depende de negar la humanidad de sus víctimas" por lo que "debemos
asumir el desafío de responder a la narrativa del odio con la
narrativa de las víctimas y de los valores que las Naciones Unidas
representan". A la hora de asumir ese desafío, hay que afrontar sin
ambages la responsabilidad de los Estados sobre las normas y esa
interrelación de las mismas con los valores de la sociedad en la que
los individuos viven y se desarrollan. Es una realidad incuestionable
que su eficacia no dependerá tanto de su validez formal como de la
legitimidad que le confieran los valores que ordenen la sociedad en
cuestión, viniendo a confirmar la máxima de Paulo: "no todo lo que es
lícito es honesto". Por lo tanto, se puede concluir que hay un
principio ético que condiciona el proceso evolutivo de cada sociedad
y, consecuentemente, también de su ordenamiento jurídico. La Comunidad
Internacional no es una excepción, por lo que, también en su seno, la
estrategia de lucha más eficaz contra la terrible lacra en que se ha
convertido el terrorismo habrá de encontrar la fortaleza moral en sus
víctimas y el cauce fundamental para alcanzar sus objetivos, en la
adopción de medidas enérgicas y concertadas para promover una
conciencia común que mueva a la solidaridad con ellas desde la empatía
y el respeto de su dignidad.