Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


En una sociedad dominada por la ciencia y la técnica, una de las ramas
de la ciencia que está aportando datos más sorprendentes y llamativos
para la opinión pública en este principio de siglo es la vinculada al
estudio del cerebro. Algunos neurocientíficos y psicólogos, partiendo
de ciertos datos empíricos, han afirmado que el Derecho Penal está
construido sobre bases insostenibles desde una perspectiva científica
y que los conocimientos disponibles en la actualidad sobre el
funcionamiento y la biología del cerebro obligan a transformar las
estructuras de responsabilidad que conocemos, especialmente las
vinculadas a la idea de culpabilidad. Los argumentos van acompañados
de tesis provocativas más allá del ámbito estrictamente jurídico como
que el «yo» es una ilusión que nos proporcionó la evolución, que los
seres humanos no son libres cuando actúan y que la sensación de
libertad y de poder actuar de otro modo también es una ilusión. Según
estas tesis los seres humanos no hacen en realidad lo que quieren,
sino que acaban queriendo lo que hacen determinados por su
subconsciente y su sistema límbico. Ciertos científicos estudiosos del
cerebro de primer nivel sostienen que en la medida en la que no
existe escisión entre mente y cerebro (como sostuvo erróneamente
Descartes) y que nuestra actuación consciente representa una ínfima
parte de nuestra actividad cerebral, todos estamos determinados en
nuestros comportamientos por procesos que no podemos controlar y de
los que, por tanto, no se nos debería hacer responsables.Cuatro
catedráticos de Derecho Penal de reconocido prestigio internacional,
dos alemanes y dos españoles, intentan dar respuesta en este libro al
reto planteado desde las neurociencias así como a las múltiples
cuestiones que quedan planteadas. Para ello analizan los fundamentos
del Derecho Penal de la culpabilidad que caracteriza los ordenamientos
occidentales, al tiempo que intentan tener en cuenta los nuevos
conocimientos que aportan las neurociencias para resolver problemas
prácticos que todavía no han adquirido una solución satisfactoria
como, por ejemplo, el tratamiento jurídico-penal de los psicópatas. Se
trata de un libro imprescindible para cualquier persona interesada en
conocer las bases teóricas del Derecho Penal del siglo XXI.

Otros libros del autor