Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Democracia con motivos ofrece razones, desde el positivismo político,
para preferir y defender la democracia sobre otros métodos de decisión
colectiva. El primer motivo se encuentra en la ausencia de criterios
objetivos que permitan determinar qué opción es la correcta de entre
las distintas en pugna en situaciones de profundo desacuerdo
político-moral y necesaria acción común. Por otro lado, la apuesta por
el respeto a la igual libertad política y a la tolerancia, así como
cierta actitud consistente en ponerse en el lugar del otro brindan el
soporte valorativo necesario para preferir la democracia sobre otras
formas de gobierno. Cierto es, no obstante, que la elección de tales
valores se relaciona en gran medida con la personalidad de cada
individuo y que ésta o la naturaleza humana lleven la impronta del
interés propio como la principal, si no la única, motivación práctica
de los seres humanos. En esos casos, el compromiso por una
coexistencia pacífica requiere de una educación moral y política de la
tolerancia como comprensión hacia las personas con cuyas creencias no
estamos de acuerdo. Esta forma robusta de respeto a los derechos de
los individuos y a sus decisiones funciona, finalmente, como un motivo
más para la democracia. Dicho respeto a los derechos de las personas,
por último, permite rechazar un sistema rígido de protección
constitucional como el que está actualmente en boga, pues,
paradójicamente, tal sistema conlleva el desprecio a la autonomía de
los individuos. Todos estos planteamientos conectan de manera
pragmática la democracia con el positivismo, el relativismo y el
liberalismo político, así como con los aportes provenientes de la
psicología. Tales nexos pueden enmendarse y las razones en favor de
esta forma de gobierno cambiarse. Sin embargo, lo relevante es
defender la democracia con motivos.