Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Segovia es la cuna de la imprenta española, pues en ella instaló su
prensa, a instancias del obispo Juan Arias Dávila, el alemán Juan
Párix, que trabajó entre 1472 y 1476. Inició sus trabajos con el
Sinodal de Aguilafuente (1472), el primer libro impreso en España.
Desde entonces, la presencia de la imprenta en Segovia será
discontinua y auspiciada por la Iglesia y por el municipio. Los
impresores se trasladarán para realizar los encargos, pero trabajaron
unos pocos años. La estabilidad vendrá con el grabador Antonio
Espinosa de los Monteros, que instaló un taller en 1777 y que perduró
hasta 1910. Espinosa se vio impulsado por el municipio y por
instituciones como la Real Sociedad Económica Segoviana de Amigos del
País o el Real Colegio de Artillería. A partir del segundo tercio del
XIX, fruto del impulso del Nuevo Régimen, empezarán a instalarse otros
talleres, algunos vinculados a la prensa.
La historia de la imprenta segoviana es fruto del trabajo de varios
años de revisión de cientos de documentos localizados en archivos y
de la propia producción de las prensas. Todo ello facilita una amplia
y novedosa información acerca de los impresores, la formación y
materiales de los talleres, además de conocer quiénes fueron sus
patrocinadores, los principales editores y, por supuesto, el fruto de
sus
trabajos. Una parte sustancial de la vida cultural de una ciudad,
Segovia, que vio nacer este revolucionario arte.