Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La primavera se transformó lentamente en verano, con su inevitable
calor aplastante y nuestras inevitables quejas a cuenta de ello. Viola
decía que hacía tanto calor que las gallinas estaban poniendo huevos
duros. Yo me quejaba menos que los demás porque a mediodía me
escabullía con frecuencia al río, mientras que ellos preferían
refugiarse en sus habitaciones, con los postigos cerrados, y echar una
siesta agitada y sudorosa. Como no tenía traje de baño, me desnudaba
hasta quedarme en camisola y flotaba de espaldas sobre los suaves
remolinos, contemplando las nubes del cielo, en cuyas siluetas buscaba
escenas y formas curiosas: ahí había una tienda india; allí, un
ardillón bailando; allá, un dragón echando humo.Calpurnia, Callie Vee,
está decidida a pasar el año 1900 ampliando conocimientos sobre
naturaleza con su excéntrico abuelo, uno de los últimos grandes
caballeros aficionados a las ciencias de la naturaleza. Pero sus vidas
se verán alteradas por un devastador huracán. Calpurnia y su joven
hermano, Travis, ayudarán a un veterinario refugiado en su trabajo.
Asimismo, adoptarán un armadillo, un mapache y una urraca, y
descubrirán que ninguno de ellos es un buen animal doméstico. El
veterinario Pritzker acabará por ceder y permitirá que Callie le
acompañe en sus rondas, pero cuando ella anuncia a su familia que
quiere ser veterinaria, la respuesta que recibe es un rotundo «no».
Pese a ello, su familia tendrá la oportunidad de cambiar de parecer
cuando Callie salve la vida de la oveja ?ganadora de varios premios?
de su madre. ¿Y quién se entrometerá en su camino, ahora que Callie es
una chica independiente?

Otros libros del autor