Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Hoy en día, aún no se reconocen oficialmente las bondades del
mecanismo de la fiebre para nuestra salud. Sin embargo, muchas
personas comprenden ya que es un recurso natural importante para
restablecernos, a pesar de no saber muy bien cómo enfrentarla sin
fármacos. Incluso, algunos médicos, se cuestionan ya hasta qué punto
es conveniente bajar la fiebre a los enfermos, pues hay estudios que
sostienen que las defensas del organismo funcionan mejor a altas
temperaturas.



Para ayudar a resolver esta situación hemos elaborado esta pequeña
guía para los padres y terapeutas que buscan alternativas en el campo
de la salud natural, sin pretender obviar otras ventajas que pueda
ofrecer, en un momento dado, el tratamiento médico convencional, así
como sus amplia posibilidades de diagnóstico. Pero, como no son
incompatibles, siempre podemos emplear primero las sencillas y baratas
técnicas de la medicina natural para derivar la fiebre, y permitirle
así al cuerpo que se restablezca por sí mismo. Quizá entonces, por vez
primera y para nuestra sorpresa, comprobaremos que no hacían falta
otros recursos, ni tampoco soluciones farmacéuticas. Y lo que es
mejor, el restablecimiento conseguido es más rápido, consistente y sin
contraindicaciones farmacológicas.



Debemos volver a nuestra esencia, recuperar el sentido común que nos
dice que la solución tiene que ser más sencilla de lo que proponen los
químicos con sus drogas.

La salud está en seguir a la naturaleza y, al seguirla, ella se pone
entonces a nuestra disposición fácilmente. Se trata de aprender a
circular por el camino trazado por la naturaleza, y no por el del
laborator