Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El cuarto mandamiento -«Honrarás a tu padre y a tu madre», heredado de
la moral tradicional- nos exige que honremos y queramos a nuestros
padres, pero oculta una amenaza. El que quiera seguirlo pese a haber
sido despreciado o maltratado por sus padres sólo podrá hacerlo
reprimiendo sus verdaderas emociones. Sin embargo, el cuerpo a menudo
se rebela, con graves enfermedades, contra esta negación y esta falta
de reconocimiento de los traumas infantiles no superados. En su nueva
obra, Alice Miller nos explica, mediante numerosos ejemplos, cuáles
son los mensajes que dichas enfermedades revelan, y por qué la
vivencia de las emociones hasta ahora prohibidas nos permite
comprender estos mensajes que nos envía el alma y así liberarnos de
los síntomas e, incluso, de los traumas.
Si en todos sus libros Alice Miller ha estudiado, desde diferentes
puntos de vista, la negación del sufrimiento padecido en la infancia,
en El cuerpo nunca miente describe las consecuencias que tiene para
el cuerpo la disociación de las emociones intensas y auténticas. El
libro aborda el conflicto causado entre lo que sentimos y lo que
nuestro cuerpo ha registrado, y lo que desearíamos sentir para estar
a la altura de las normas morales que hemos interiorizado. Esta
regularidad psicobiológica es lo que la autora desvela en la primera
parte del libro, a partir de las biografías de escritores como
Schiller, Joyce, Proust, Virginia Woolf o Mishima. Las dos partes
siguientes analizan las maneras de salir del círculo vicioso del
autoengaño, para facilitar una liberación de los síntomas de las
enfermedades con los que el cuerpo llama nuestra atención.