Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


He escogido el género de diálogo porque se ha utilizado desde antiguo
por maestros y filósofos para crear un clima de intimidad y cercanía,
donde quien desea saber interroga a quien puede comunicarle la verdad
que busca. Es el método seguido por Cristo en preciosos lugares del
evangelio de san Juan, cuyo texto, nacido de la pluma de un amigo
predilecto del Señor, me servirá como telón de fondo de este diálogo.
¿Quién no recuerda, por una sola vez que lo haya leído, el diálogo de
Jesús con Nicodemo, con la mujer samaritana, o el dramático tú a tú de
Cristo con el procurador Poncio Pilato? Dialogar abierta y
amablemente sobre la fe me parece hoy una de las prioridades
fundamentales de la Iglesia y una tarea que nunca deberíamos olvidar
los pastores. Naturalmente, el diálogo es ficticio. Pero no el
contenido del mismo, que toca los fundamentos de la fe y las preguntas
que el hombre se hace ante la persona de Cristo, cuando es alcanzado
por su luz y atraído hacia su amistad.