Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La progresiva configuración del Derecho penal de empresa como «Derecho
penal del riesgo» conlleva la incorporación, junto al modelo clásico
de Derecho penal basado en la prohibición del riesgo jurídicamente
desaprobado, de estructuras propias de la gestión del riesgo. Así, más
allá del control técnico centralizado en manos de la Administración
Pública, desde hace tiempo viene ganando terreno el modelo de la
descentralización del control de los riesgos. Este, basado en la
noción de la autorregulación regulada, parece haber encontrado
plasmación directa en nuestro Derecho penal a través de los
denominados criminal compliance programs. Tanto en la doctrina como en
la jurisprudencia ha ido asentándose la idea de que la no
implementación de un programa de cumplimiento, su mala gestión o la
infracción de sus disposiciones puede fundamentar la responsabilidad
penal de las personas jurídicas y de ciertas personas físicas que
desarrollan su actividad en la empresa. La presente obra se ocupa de
analizar esta novedosa problemática desde múltiples perspectivas. De
este modo, se atiende a la responsabilidad penal de las personas
jurídicas; a los programas de cumplimiento; a las investigaciones
corporativas internas y la gestión de los canales de denuncia interna;
a los deberes de colaboración con la Administración de justicia; a
las culturas corporativas sesgadas; al papel de los abogados de
empresa y de los compliance officers; entre otros temas. Sin duda, se
trata de una obra fundamental para adentrarse en el mundo de la
autorregulación y autogestión de riesgos penalmente relevantes,
destinada no solamente a los operadores del sistema jurídico-penal
(abogados penalistas, jueces y fiscales), sino también a todos
aquellos asesores de empresa interesados en cómo gestionar
adecuadamente riesgos penalmente relevantes.