Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Me llamo Jackson y en otoño empezaré quinto de primaria. Cuando sea
mayor quiero ser científico de animales. <BR><BR>¿Sabías
que un guepardo puede correr a 110km/h? ¿Que una cucaracha sin cabeza
puede sobrevivir dos semanas? ¿O que cuando un lagarto cornudo se
enfada escupe sangre por los ojos? <BR><BR>Honestamente,
creo que los hechos son mucho mejor que las historias. No puedes ver
una historia. No puedes sostenerla en tu mano para medirla. De hecho,
las historias no son más que mentiras. Y a mí no me gusta que me
mientan.<BR><BR>La regla número uno de todo científico es
que siempre hay una explicación lógica para todo. Por ejemplo, ¿cómo
aparecen gominolas moradas por arte de magia cuando apenas tenemos
comida en casa? O, ¿por qué es difícil hacer amigos cuando siempre
tienes hambre? O, ¿de dónde ha salido ese ridículo paraguas? O, ¿cómo
es posible que mis padres crean que no me doy cuenta que discuten
cuando llegan las facturas? <BR><BR>Pero, lo más
importante es que tiene que haber una explicación lógica de por qué el
amigo imaginario que me inventé hace años ­se está pegando un baño de
espuma en nuestra bañera! <BR><BR>