Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Hoy en día, es imposible encontrar a alguien que no esté presente en
Internet, incluso ha cambiado nuestro lenguaje: " googlear " y "
bloguear " se utilizan como verbos, y las redes sociales no tienen
nada que ver con los encuentros cara a cara.Existen diversas formas de
tener presencia en la Web. Puede chatear con sus amigos a través de
una página de Facebook, compartir imágenes con otros usuarios por
medio de Flickr, publicar videos caseros en YouTube o escribir un
diario en un blog alojado en Blogger. Pero si ha comprado esta obra,
sin duda busca el estándar de oro de la red: un sitio Web propio.Un
sitio Web propio le permite decidir exactamente para qué sirve y
controlarlo en su totalidad, integrar otros servicios basados en la
red, como Twitter o Facebook e incluir sus vídeos de YouTube. No
obstante, tanta libertad supone una gran responsabilidad y tendrá que
asegurarse que su web no parezca un anuario de la década de 1