Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El agotamiento de los recursos combustibles fósiles es una realidad
avalada por todas las fuentes oficiales que cifran las existencias
restantes. Este libro recoge tanto el estado de las fuentes
energéticas que utilizamos en todo el mundo para tirar adelante el
modelo económico de crecimiento que hemos propugnado los últimos
siglos, como los elevadísimos consumos mundiales y el análisis de las
falacias que se divulgan para tranquilizar a la población.Si las
energías renovables podrían ser una parte de la solución al crac
energético, no son suficientes si mantenemos el consumo actual.
Anualmente estamos consumiendo aquello que el planeta tardó millones
de años en crear. Así, pues, la clave no es otra que cambiar el
paradigma económico. El decrecimiento es la única opción. Deberemos
replantearnos cómo viajamos, cómo nos alimentamos, cómo trabajamos...
En cada una de las facetas de nuestra vida podemos conseguir ahorro
energético.Este no es el libro del apocalipsis, aunque el hecho de
contraponer las cifras del consumo mundial a las existencias
energéticas nos revela un panorama no demasiado alentador. Al
contrario, solo pretende despertar la conciencia de todas y cada una
de las personas que consumimos energía, para que una a una empecemos a
cambiar el uso social que hacemos de ella y podamos incidir en las
políticas energéticas colectivas. Una buena parte del problema se
resolvería evitando los usos inadecuados y analizando los itinerarios
que sigue la energía.Todos tenemos un papel en el cambio energético.
La responsabilidad para garantizar un futuro más allá del agotamiento
de los combustibles fósiles es de todos.

Otros libros del autor