Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tan solo treinta años de vida, trece de ellos consagrados a su
profesión de matador de toros, bastaron a Manuel Rodríguez Sánchez,
Manolete, para convertirse en uno de los mejores diestros de la
historia, para fijar un antes y un después en el arte del toreo y
alcanzar la categoría de mito universal. Su figura escueta y sobria y
su carácter seco y adusto se convirtieron en icono de Córdoba, aun
siendo en vida su ciudad la más crítica con él y con su arte.
Sea como fuere, no cabe entender la vida de Manolete sin Córdoba;
entre los principales personajes con los que desde fuera se relaciona
a la ciudad, figurará siempre él. En este libro, junto al análisis de
su vida y drama, y el estudio de personajes como su madre doña
Angustias y su novia Lupe Sino, Juan José Primo Jurado nos describe
magistralmente cómo era esa Córdoba que admiró, criticó y, finalmente,
amó sin reservas a Manolete.
La Córdoba de entre 1936 y 1950 sigue a La Córdoba de Julio Romero de
Torres, también narrada por Primo Jurado en un anterior título de
Almuzara. Es la Córdoba de la guerra y la posguerra, con sus tragedias
y miserias, del nacionalcatolicismo y la interminable sucesión de
alcaldes y gobernadores civiles, pero también de unos cordobeses que
luchaban por salir adelante tras apagarse los rescoldos del
enfrentamiento entre hermanos. Es la Córdoba del resurgir de la Semana
Santa con diez nuevas hermandades, de las tardes del coso de los
Tejares, de las noches en los cines de verano, de las carreras de
motos en el Paseo de la Victoria y los primeros partidos en el estadio
del Arcángel. Del ambiente mundano de la calle de la Plata y el
postureo en el Bar Dunia. De hechos espeluznantes como el crimen de la
calle San Pablo, o simpáticos como la visita del doctor Fleming. Y de
grandes historias como las de la Librería Luque, la obra social del
obispo fray Albino o el surgimiento de Cántico.
Juan José Primo Jurado, que tiene en su haber obras tan conocidas como
La Córdoba de Julio Romero, Paseando por Córdoba, Teoría del séneca
cordobés, Córdoba ciudad eterna o Iglesias de Córdoba, da con este
libro un paso más en su análisis histórico y sociológico de la ciudad,
retratando ahora con maestría a su mayor símbolo, Manolete, y la
etapa más difícil de su historia. Una Córdoba de patio regado, pijama
y mecedora, continuamente el ojo en el tragaluz que acecha y la mirada
tras la persiana. Quizás, en el fondo, no tan distinta de la de
tiempos más recientes.