Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Frena, acelera, mira a tu derecha y luego a tu izquierda. Reduce,
adelante, cambia de marcha, enciende las luces, mira por el
retrovisor, aparca, dale al limpiaparabrisas. Uno se agarra al volante
y de repente se da cuenta de todo lo hay que hacer para que conducir
sea un juego de niños. Pero A buen paso ha encontrado la manera de
practicar (para niños de todas las edades) sin ni siquiera tener que
salir de casa: Conducir es fácil (si te enseñan bien).
Con este libro que se coge como un volante y se lee como un viaje, el
diseñador Fernando Pérez Hernando le enseña al lector (y futuro
conductor) como familiarizarse con eso tan cotidiano de ir en coche.
Lo hace con un libro que parece el mando de una consola, que se lee
torcido, o al revés, o al que hay acercar mucho la vista o al que hay
que mirar de lejos, dependiendo de lo que pase en ese vehículo que
tiene páginas en lugar de asientos pero en el que se viaja muy a
gusto. Un libro que invita al lector a algo más que a la simple
lectura para finalmente llevarle sano y salvo a casa, sin sustos, sin
multas y sin tener que parar a poner gasolina.