Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La escuela debe ser el lugar donde niños y niñas han aprendido a
identificar los sentimientos propios y ajenos, valorar y gestionar las
diferencias de los demás, para así eliminar el dominio de un sexo
sobre otro y la violencia que se deriva de este modelo tan
profundamente arraigado en nuestras sociedades. Tanto la misma
práctica de los profesores como los últimos estudios científicos han
destacado la importancia que tiene la escuela en el desarrollo de los
sentimientos, la forma de entender la convivencia y las actitudes ante
las diferencias, sobre todo las de género. De ahí que la práctica
pedagógica haya puesto de relieve la importancia de enseñar a amar en
la escuela, de desarrollar la capacidad de respeto, empatía y diálogo,
y la de resolver los conflictos de forma negociada evitando el uso de
la violencia, ya desde los primeros años.