Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Uno de los fenómenos provocados por la grave crisis financiera
desatada en las economías occidentales desde 2007-2008 ha sido el
abrupto desplome de los tipos de interés. Algún tiempo antes, las
entidades de crédito españolas habían comercializado masivamente entre
su clientela empresarial y minorista derivados financieros que
pretendían mitigar el riesgo inverso (la subida de los tipos) al
hallarse sujeta buena parte de la deuda a tasas variables. La figura
más difundida era el swap de tipos de interés (Interest Rate Swap),
con arreglo a fórmulas más o menos complejas según los diversos casos.
Los clientes que habían contratado estos instrumentos financieros no
pudieron beneficiarse de la sustancial bajada de los tipos en la
medida que esperaban. Además de enfrentarse a la existencia de otras
posibles limitaciones contractuales (como las polémicas "cláusulas
suelo"), se veían obligados a hacerse cargo de las liquidaciones
periódicas que arrojaba el derivado financiero que habían suscrito.
Toda esta situación causó la queja generalizada de los afectados,
desembocando en una amplia batalla judicial que dista aún de estar
cerrada. Buena parte de las sentencias han sido favorables a la
reclamación de los clientes minoristas, entendiendo la justicia que
habían prestado un consentimiento contractual viciado por un error
sustancial y excusable. No obstante, como se analiza en esta obra, la
controversia tiene diversas implicaciones con trascendencia jurídica
que van mucho más allá