Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Esta 5ª edición -actualizada y renovada al igual que las anteriores-
de los Comentarios de Jesús González Pérez y Francisco González
Navarro a la llamada Ley Reguladora de las Administraciones Públicas y
de Procedimiento Administrativo Común, y que con más propiedad podría
llamarse «Ley General Reguladora de la actuación de la Administración
Pública de España», es un paso más en ese quehacer en el que, sin
prisa pero sin pausa, que es como muelen los molinos de la Historia,
se afanan cada día estos dos Catedráticos de Derecho Administrativo,
cuya autoritas en la materia es reconocida tanto entre nosotros como
en los Estados de América de lengua española.
Esa referencia a los molinos de la Historia no es en modo alguno
impertinente porque, a través de las sucesivas ediciones de estos
Comentarios es posible seguir la que con toda propiedad puede llamarse
asendereada peripecia del Procedimiento Administrativo Español.
Una historia que resulta casi imposible de entender -incluso en su
representación simbólica- por quienes ?no estaban allí? cuando los
hechos ocurrieron. Es, por ejemplo, el caso del que se da noticia en
el comentario al artículo 48, de las siglas RPAM, con el que se hace
referencia al Reglamento de Procedimiento de la Administración
Militar, y que es el Decreto 1408/1966, de 2 de junio (Presidencia) de
Adaptación de la Ley [de 1958] a los Departamentos Militares, un
Decreto reglamentario que en recopilaciones legislativas, todavía
próximas a la época, cuando se cita es solo por su fecha, y que, para
entenderlo, hay que haberlo leído, pues constaba de 140 artículos y 3
Disposiciones finales.
La primera edición en la que, artículo por artículo, los autores
comentaron la LRJPA es la de 1997, y a ella siguieron las de 1999,
2003 y 2007. Pero hay otras tres, de los mismos autores, que
precedieron a éstas, que aparecieron en un solo tomo, y en las que el
comentario se hacía, no artículo por artículo, sino agrupando el
comentario por títulos, todo ello sin perjuicio de que aquellos
artículos de mayor importancia, tanto teórica como práctica, se
estudiaran con mayor detenimiento.
En esta 5ª edición que ahora aparece, y por las razones que explicamos
en el prólogo, los autores han decidido retornar a la presentación en
un solo volumen, para lo cual, aparte de suprimir las exposiciones de
motivos correspondientes a la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, y a la
4/1999, de 13 de enero, que es de suponer que quien maneja este tipo
de obra tiene a mano, así como algunos apéndices que ya han perdido
actualidad, han procedido a eliminar también aquellas páginas en las
que, por evitar al lector tener que completar el comentario a un
artículo con lo dicho en otros artículos anteriores o posteriores,
aunque con redacción distinta y más breve venían a redundar en lo ya
explicado.
Actuando como así lo han hecho, no solo la obra se ha hecho
físicamente más manejable, sin merma de su contenido esencial, ya que
se añade cuanto de verdaderamente novedoso -en lo normativo o en lo
jurisprudencial- ha emergido después, sino que se ha completado algún
comentario con doctrina del Tribunal de Justicia de la Unión Europea,
sumamente curiosa e importante. Es el caso de la jurisprudencia
emanada de ese Tribunal en relación con las marcas sonoras, que son
aquellas que consisten en un pentagrama que contiene las notas de una
obra musical.
Otra de las novedades incorporadas -destacada también en el Prólogo de
esta 5ª edición- es el de la atolondrada y hasta contradictoria
regulación que se ha hecho en los últimos años del silencio
administrativo. Una regulación que, por un lado parece iniciar un
retroceso -que para el caso sería un verdadero progreso- para
recuperar la regla general de atribuir un efecto negativo al silencio
de la Administración, y por otro, en cambio, insiste en el disparate
de ampliar la aplicación del silencio positivo. Un disparate cuya
aplicación se ensayo, imperante Franco, por aquel ministro al que
llamaron ?la sonrisa del Régimen?, y que el mismo ministro, que era
hombre inteligente, se cuidó de rectificar poco des