Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Cicerón, en el pasaje (24.38), Sobre la República, establecía como
requisito inicial para un trabajo de tipo intelectual la necesidad de
concretar el "concepto" del nombre del mismo. De este modo el concepto
de comarca natural surge en Francia a finales del siglo XVIII cuando
el desarrollo positivista precisaba adecuar los espacios territoriales
de acuerdo con la vida rural. El vocablo latinizado "marca" procede
del germánico "mark", que el filólogo J. Corominas deduce del verbo
merken (en el alemán antiguo) y su incorporación a las lenguas
romances la justifica por derivación del longobardo markan, mark en
escandinavo rúnico, marz (país fronterizo) en persa, marcare en
italiano y A. Nebrija lo registra como voz nueva con el significado de
equivalencia a comarca-confinium. Quizá el primer texto en romance
peninsular que recoge el vocablo "comarca", en román paladino, es la
hagiografía de la Vida de Santo Domingo de Silos, en fecha ligeramente
anterior a 1236:
"En comarca de Silos, el logar non sabemos..."
La conexión cultural de la comarca constituye un hecho relevante en la
literatura de muchos países. En el Siglo de Oro de nuestra
literatura, la comarca natural está presente en innumerables títulos.
Igualmente la comarca en cuanto materia narrativa se revela en la obra
de L. Mateo Díez como filón inagotable. El Relato de Babia ilustra el
tránsito que la literatura proporciona desde la comarca real hasta la
comarca imaginaria anticipando los polos realidad-ficción. Babia,
como "Jauja" y otros topónimos que comparten esa doble referencia al
nombrar tierras de la geografía real y de la fantástica, conserva el
prestigio de la invención y la mantiene alimentada en la convicción de
su inexistentencia pues no son muchos los que conocen la realidad de
una comarca que se llama Babia. El rey está en Babia puede representar
un estado psicológico. Se hace una constante referencia a la comarca
de El Bierzo y la razón es evidente, a pesar de la gran extensión
3.169 km2 (superior a la de algunas provincias) configuró siempre un
modelo singular de comarca natural con las connotaciones específicas
de este concepto que1a convitió en el primer modelo de comarca
constitucional y prototipo del mismo. Palabras del autor: La comarca
resultó siempre un mundo atractivo para mi observadora mente juvenil y
su interés se acrecentó posteriormente con algunos años de mi
actividad profesional relacionados con la Administración Local. Los
sueños de la investigación incumplida retornan con fuerza cuando surge
un caudal de tiempo disponible y fruto de esa curiosidad, aunque
demorada en el tiempo, resulta esta monografía, que no dudo en
calificar de singular, al menos en su concepto.