Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Campos de tierra, de cereal y de viñedo; ríos con cuna de montaña y
destino de océano; montañas, sierras, bosques y matorrales; encinas,
pinos y álamos; cielos azules y soles de estío; nieves y heladas en la
invernía... Una diversidad humana, orográfica y cultural que se
traduce en una rica y abundante gastronomía donde la calidad del
producto ensambla viejas tradiciones de cocina con una cuidada
renovación.

Castilla y León es tierra de guisos y asados, despensa de carnes de
calidad reconocida y feudo de caza y pesca. Esta cocina tiene en el
cocido de garbanzos su plato más emblemático. Y con él vienen los
otros guisos, la sopa de ajo, la olla podrida, los asados de lechazo,
cochinillo y cabrito, el botillo, las legumbres y verduras, el bacalao
y la trucha, las carnes frescas y curadas... Dulces, muchos dulces,
vinos de gran calidad y quesos de todo tipo completan su buena mesa