Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Partiendo de la premisa de que las pruebas han de desarrollarse en el
acto del juicio oral, en el presente libro se analiza qué ocurre
cuando «la prueba» ha sido realizada con anterioridad y no «puede» ser
desarrollada en el momento del juicio. Todo acusado tiene derecho a
ser confrontado con los testigos que declaren contra él; esto implica
que los testigos han de acudir al juicio oral. Cuál es la solución a
este problema y los supuestos en que este derecho queda válidamente
excepcionado, es lo que pretende exponer este libro y, para ello, no
sólo se examina la vetusta Ley de Enjuiciamiento Criminal, sino
también la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la
jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo, la doctrina del Tribunal
Constitucional; además, también se analiza la jurisprudencia del
Tribunal Supremo Federal de Estados Unidos así como la doctrina
desarrollada al respecto y, por último, también la posición defendida
en el sistema alemán. Los cambios en nuestro sistema procesal penal al
respecto son ineludibles, pues el derecho a confrontar a los testigos
se encuentra en nuestro ordenamiento jurídico. La cuestión no se
circunscribe únicamente a los testigos sino que también tiene sus
efectos en relación con los peritos y, naturalmente, en el ámbito de
los documentos que puede ser aportados.

Otros libros del autor