Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


¿Existen en el ordenamiento jurídico municipal instrumentos que
garanticen la participación real de los ciudadanos en los
procedimientos de toma de decisiones de sus representantes
municipales?
Esta es la propuesta que constituye la justificación de la monografía
Ciudadanía participativa y administración municipal, a la que el autor
contesta afirmativamente. Desgrana el amplio elenco de posibilidades
de actuación, diferenciando entre las que se sitúan en el propio
proceso de conformación de la voluntad administrativa y las que son de
naturaleza reactiva, esto es, de oposición a las decisiones ya
adoptadas, desarrollando el conjunto de derechos de los ciudadanos,
instrumentos imprescindibles para la efectividad de ambas categorías
de procedimientos participativos.
La sistematización de estas vías de participación se realiza
atendiendo a las áreas de actividad municipal: ordenanzas municipales,
derecho de petición, gestión económico-presupuestaria, gestión
urbanística y medioambiental, intervención en materia de bienes y
servicios, actuaciones en el marco del procedimiento sancionador, la
consulta popular, la iniciativa popular, participación en la
finalización del procedimiento administrativo, recursos
administrativos, exigencia de deudas vencidas y líquidas,
reclamaciones en materia de responsabilidad patrimonial, reacción
frente al silencio administrativo...
En suma, un compendio de instrumentos de participación en la vida
municipal bien estructurado y bajo una vertiente eminentemente
práctica (prueba de ello son los más de 30 formularios que se
acompañan) que huyendo de visiones circunscritas al ámbito puramente
doctrinal, permite ofrecer al lector (político local, asociaciones
vecinales, ciudadanos, estudiantes?) un motivo de reflexión y un medio
de actuación ante su ayuntamiento, abandonando cierta pasividad que
se trasluce en la actualidad, asumiendo el protagonismo que la propia
norma le ofrece. Sirva esta obra, en consecuencia, para arengar no ya
al poder político, que también, sino ante todo al ciudadano, y sirva
como contribución para socavar la ilustre alocución orteguiana: «nada
le gusta más al español que poder designar con nombre y apellidos al
autor presunto de sus males»

Otros libros del autor