Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Karmelo C. Iribarren es un poeta que no condesciende con la vacuidad
ni la palabrería, quizás porque ha aprendido a creer en la poesía con
minúscula y a descreer de las poéticas con mayúscula. Nada en sus
versos responde a un programa sino a la vida, su vida, vivida o
malvivida; de ahí la presencia del humor y de la ironía, de la noche,
el alcohol, las mujeres reales y las entresoñadas, la familia, la
infancia perdida, las calles de su ciudad con sus charcos de lluvia y
sus semáforos, las gentes con quien por un instante se cruza o ve tras
un cristal o en la barra de un bar y también el peso cada vez más
grave del paso de los años. De ahí esa mirada suya tan desapegada y
tan cercana, tan antisentimental y tan sentimental a un tiempo.
Sus poemas, hablen de lo que hablen -y hablan de muchas cosas- hablan
siempre de él mismo, es decir, de todos nosotros, sus lectores; quien
los lea tocará, como quería Whitman, no un libro sino un hombre.
Abelardo Linares