Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Pocos personajes de la literatura son más reconocidos universalmente
que Sherlock Holmes, el detective surgido de la imaginación de Arthur
Conan Doyle. Cautivados por sus poderes de observación y deducción,
muchos lectores pasan por alto el uso que Holmes hacía de la ciencia
para resolver sus casos. Remediar semejante limitación, al mismo
tiempo que introduce a los lectores en los fundamentos científicos de
las técnicas forenses, es el propósito de este libro. Así, y tras
introducir a los principales personajes del mundo de Holmes ? Watson y
Moriarty, en especial ?, James F. O?Brien, un distinguido químico,
desentraña los conocimientos científicos de Holmes, especialmente los
químicos, materia en la que sobresalió. Analiza, por ejemplo, venenos
como el monóxido de carbono, cloroformo y ácido prúsico (el nombre
histórico del ácido cianhídrico), y muestra que Sherlock Holmes fue un
pionero de la ciencia forense, utilizando las huellas dactilares
mucho antes de que Scotland Yard adoptase este método. Consciente de
que la realidad no se puede encapsular en la literatura, O?Brien
también incluye descripciones de casos reales, en dominios como el
análisis grafológico, explicando cómo se utilizó para capturar al
denominado ?asesino del Zodiaco? de Nueva York y para determinar el
responsable del secuestro (1932) y posterior asesinato del hijo del
aviador Charles Lindbergh.