Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«La muerte tenía cuarenta y siete sonidos. Si alguien lo sabía, esa
era Gabriela». Dos épocas: el año 1900 y el presente. Una extraña casa
de indianos en un pueblo de Avila. Un arpa con las cuerdas rotas y
una enigmática partitura. Dos mujeres: Gabriela, una mulata con
problemas para relacionarse que solo comprende la realidad a través de
la música. Mía, una chica que no sabe qué hacer con su vida y se
obsesiona con el arpa y la mujer que la tocó en el pasado. Un misterio
que tardará cien años en ser resuelto. Mingorría, Avila, año 1900. El
terrateniente Faustino Abad, tras la destrucción de su hacienda
cubana, regresa a España con su hijastra Gabriela, una mulata con
problemas para relacionarse. Es una virtuosa del arpa con un corazón
muy singular: solo es capaz de sentir mientras suena la música. Por
eso toca con verdadera obsesión para lograr atrapar las emociones que
se le escapan. El macabro plan que su padrastro lleva a cabo en el
sótano de la casa arrastra a Gabriela a una situación extrema.
Acorralada, la única salida que encuentra es componer una partitura
que esconde una terrible confesión. Mingorría, época actual. La
familia Rico abandona Madrid para instalarse en una centenaria casa de
indianos. Mía, la hija mayor, no sabe qué hacer con su vida. Tiene
demasiado tiempo libre y busca cómo ocuparlo. El hallazgo de un broche
antiguo la lleva a descubrir un sótano oculto bajo el jardín. En su
interior hay un arpa con las cuerdas cortadas y una enigmática
partitura. El pasado de la casa la atrapa sin remedio y Mía se
obsesiona con sacar a la luz lo que allí ocurrió en el año 1900.

Otros libros del autor