Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • CARTAS A UN MAYORDOMO SEGUIDAS DE EL POLEMOSCOPIO

  • CASANOVA, GIACOMO
  • SD EDICIONS
  • 2013
  • 01 ed.
  • Colección: EL SIGLO DE LAS LUCES

  • ISBN: 978-84-92607-96-9
  • EAN: 9788492607969

  • 168 páginas
  • RUSTICA

  • TEMA: NARRATIVA


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Los últimos años de Casanova en el castillo de Dux van a resultarle
insoportables debido a sus continuas disputas con la servidumbre, en
especial con el mayordomo Feltkirchner (Faulkircher) a quien
ridiculizará en este libelo Lettres au sieur Faulkircher par son
meilleur ami Jacques Casanova de Seingalt. Le polémoscope, ou, La
calomnie démasquée par la présence d'esprit fue escrita en 1791, y
representada durante ese verano en el teatro de aficionados que la
condesa de Clary tenía en su castillo de Toeplitz, propiedad de su
esposo, señor de esa villa cercana a Dux, lugar donde la condesa había
recibido al veneciano durante las visitas que realizaba a su
propiedad para reunirse con su amigo el príncipe de Ligne, padre de la
condesa y gran admirador del aventurero. La versión que aquí
recogemos es la más elaborada de las tres que escribió
Casanova.Ignorando su condición como empleado del conde de Waldstein,
Casanova se empeñó en que la servidumbre le tratara como al personaje,
sin duda, excepcional que era, pero los zafios sirvientes del conde
lo vieron como un peligroso rival, en especial el mayordomo del
castillo, Feltkirchner, intrigante a la par que irritante personaje
que hacía y deshacía a su antojo durante las numerosas ausencias de su
señor, en especial, cuando el conde, a instancias de su hermana Maria
Anna, se ausentó durante nueve meses para participar en un intento de
rescate de Luis XVI y su familia que fracasó, logrando escapar
milagrosamente a Inglaterra para regresar desde allí a sus dominios
bohemios. Durante esas ausencias Feltkirchner, que había cobrado a
Casanova un odio visceral, no desperdició la ocasión para vejarlo y
ridiculizarlo, mientras el veneciano, sin poder recurrir a la
autoridad de su señor, tuvo que soportar ese cúmulo de humillaciones
que reclamaban su venganza.Cartas a un mayordomo no es más que esa
postrer venganza que minuciosa y un tanto reiterativamente perpetra
Casanova contra el perverso Feltkirchner, mediante la única espada que
a su avanzada edad podría sostener en su mano, la de su afilada
pluma.