Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Primero fue la muerte y luego la conciencia que dio paso al orbe.
Sometidos a una fuerza implacable que llamamos vida, nos enfrentamos
al devenir obligado; nos entregamos al deber fatal de llenar los
instantes, de justificar los ahoras. Frente a una soledad cósmica
inexplicable, los personajes de La carretera harán lo que sea por
sobreponerse. Como moléculas agitándose al azar en un caldo de tedio y
sinsentido, echarán mano del odio, la alegría, el absurdo, la
estupidez, el insulto, la mentira, la amistad, la locura, la cobardía,
la pereza, el amor increíble, la tentación del valor, la inercia...
todo con tal de poder contarse algo mientras se mueven. En este camino
sin gloria, un ser habla con otro sin que sepamos nunca dónde empieza
la realidad y termina la ficción, dónde el espacio físico y el
espacio mental, y sin que logremos adivinar sus biografías ni el
tiempo que habitan. Bajo una sucesión de presentes amenazante de
ausencias, el lenguaje acudirá en su ayuda; y los proyectos soñados
por su gramática, no solo llenarán de palabras sus pasos, sino que
justificarán la invención de un destino al que entregarse gracias a la
sesuda labor de un ingeniero que traza puentes de la tiranía a la
libertad, del aquí al allí, de la mentira a la verdad, del ayer al
mañana, de la tierra al cielo. En definitiva, La carretera es una
modesta fábula de la historia del universo humano, un cuento fuera del
tiempo y del espacio, cuyas aventuras se ambientan por igual entre
dos centurias que entre dos instantes.á