Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tener la fortuna de haberse cruzado con algunos bichos raros no es
obra de escritor; es más bien trabajo filatelista, de botánico o de
entomólogo. Pienso que la rata que atraviesa la viga de una isba en
una narración de Fedor Dostoievski es una rata de don Fedor, nada más
y nada menos que suya. La carreta (1932) es una novela que se gesta y
reedita con sustanciales variantes a lo largo de casi treinta años.
Entre 1923, fecha de la publicación del primer cuento, «Las
quitanderas», que le dio origen, y 1952, cuando se publica la 6.ª
edición de la novela, considerada por el autor como la definitiva,
Amorim añade y modifica el orden de los capítulos y, sobre todo,
elabora un «crecimiento novelesco» y subraya la importancia del
«concepto vínculo» de la carreta como símbolo e hilo conductor de la
narración. Está relación sostenida y compleja de Amorim con un texto
nunca «terminado», pero al que consideraba su «obra favorita», otorga
a La carreta un interesante valor genético, tanto por el carácter de
verdadero work in progress, como por la evolución desde un género
inicial -el cuento- hacia otro -la novela- en el que se funden los
diversos materiales redaccionales que la componen. Al narrar la
historia de un grupo de prostitutas viajando en una carreta a lo largo
de los campos del noroeste del Uruguay para «conformar a peones y
troperos» en pueblos y estancias, Amorim abordó un tema inédito en la
narrativa latinoamericana, que luego tratarían otros escritores como
Alejo Carpentier, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y José
Donoso. Pese a que el verismo realista con que las describió alimentó
una polémica socio-histórica y lingüística sobre la existencia de esas
meretrices trashumantes, Amorim sostuvo siempre que esas «misioneras
del amor» habían sido un «descubrimiento de su propio magín». A partir
del cuento incluido en Amorim (1923), desarrollado luego en una
segunda versión en Tangarupá (1925) y novelizado finalmente en La
carreta (1932), las «quitanderas» pasaron a formar parte de una
«realidad» arquetípica que sólo la literatura es capaz de forjar.
Basta recordar que Pedro Figari las representó en una serie de cuadros
que, al ser expuestos en París, alimentaron el equívoco sobre la
existencia de esas carretas tambaleantes recorriendo los solitarios
campos uruguayos, al punto que un escritor francés Adolphe Falgairolle
escribió una nouvelle, La quitandera, inspirada en la obra homónima
del autor salteño. Pero más allá de la anécdota y verosimilitud de sus
personajes, La carreta refleja un panorama de desolada crueldad, de
miseria y desconsuelo, de un mundo rural polarizado entre estancieros
y peones, el autoritarismo prepotente y los injustos abusos, triste
realidad sin otros alivios que borracheras embrutecedoras o posesiones
en los límites de la animalidad. Sin embargo y, pese al determinismo
geográfico y social que la condicionan, Amorim no sucumbe al
naturalismo de notas sombrías o al decadentismo de un realismo
vindicativo al que el tema y la época lo invitaban.

Otros libros del autor