Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Las breves crónicas de Caellas destilan una ironía fina, esmerada, sin
miedo a la represalia por meter el dedo en el ojo, con cero
resentimiento. Nadie tiene la culpa de que la fiesta de la patrona de
Carcelona coincida con la de las instituciones penitenciarias, ni de
que la fiesta de los presos sea más chistosa que los carísimos
anuncios publicitarios de Woody Allen. La elegancia en la prosa de
Marc Caellas no es forma hueca o vendida, es fondo que obliga a la
reflexión sobre la libertad amañada. Nace de un hecho intrascendente,
una experiencia personal o un sentimiento que inmediatamente incita a
la reflexión inteligente, elaborada por quien ha bebido las fuentes
adecuadas y no vacila en denunciar la falsedad histórica de los falsos
defensores de la patria, es decir, los especuladores que imponen su
canon y desdibujan el paisaje que ha ido configurando la identidad.