Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Un experimento científico demuestra que el choque violento con la
realidad es mejor que el lento aparecer de la catástrofe. Se puede
repetir en casa, aunque no lo recomiendo ni lo aliento porque
aborrezco la crueldad con los animales. Se necesitan dos ranas, sendas
ollas y una fuente de calor. Se pone a calentar el agua, una de ellas
con una rana adentro. Mientras la temperatura sube, el animal
sumergido se adapta progresivamente. Cuando el agua hierve, el pobre
bicho muere. En el otro recipiente la historia es distinta: arrojada
súbitamente al líquido hirviente, apenas tocarlo la rana salta, con
quemaduras, pero viva. La analogía con la actual crisis mundial es
pertinente. El mundo estalla en cuotas, por partes, poco a poco. Como
en el experimento, la población mundial viene adaptándose, desde los
años ochenta, a transformaciones de la vida social que tienen como
consecuencia necesaria muerte, dolor y miseria. No se trata de que no
exista resistencia al proceso en marcha, sino de que esa valiente
actitud no parece ir acompañada de una alternativa real. Es convicción
del autor de estas páginas que no puede cambiarse el mundo si no se
lo comprende. A ello está dedicado este libro, que espera ser un
insumo útil a quienes no se resignan a pensar que una mañana de estas
el sol pueda salir para alumbrar rostros felices, para disipar las
brumas del estancamiento y la derrota. Para inaugurar un futuro mejor
y, por qué no, parir en tierra ese cielo que hoy parece tan lejos.