Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Nada más fácil que estimular el instinto de venganza de los
ciudadanos. A esta tendencia no escapan ni políticos ni familiares o
asociaciones de víctimas, pidiendo más penas y además penas más graves
para ciertos delitos. Ese mismo impulso vindicativo animó la
propuesta del Grupo Parlamentario Popular de introducir la cadena
perpetua revisable con motivo de la discusión de lo que después se
convirtió en la reforma del Código Penal de 2010. Pese a la presión
política, finalmente la propuesta no triunfó. Recientemente el Partido
Popular ha vuelto de nuevo a plantear la introducción de la prisión
perpetua revisable como línea de su programa político. Pero a veces
las apariencias engañan: aunque la cadena perpetua no figure con ese
nombre en el Código Penal, lo cierto en que en ocasiones la pena de
prisión alcanza tal duración en nuestro país, que apenas se diferencia
de la cadena perpetua. El compromiso de España con los derechos
humanos y con los organismos internacionales encargados de su defensa
debería determinar a las autoridades a que asumieran un papel activo
en la promoción de tales derechos. Este libro pretende favorecer ese
compromiso. Se afirma en él que la prisión perpetua o de muy larga
duración -tanto da, porque las semejanzas entre ambas son muchas- son
inconstitucionales. Y no solo se afirma, sino que se fundamenta en
sólidos argumentos derivados de la Constitución. No hay nada que
justifique que se mantengan en España estos castigos, ya que la
grandeza de un Estado se demuestra más por la justicia de sus penas
que por la venganza.

Otros libros del autor