Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


El 16 de julio de 1950, se disputó la final de la Copa del Mundo de
Brasil en el recién inaugurado estadio de Maracaná, en Río de Janeiro.
Frente a una afición de doscientos mil enfervorecidos brasileños, la
selección anfitriona, la gran favorita, sufrió una inesperada derrota
ante el combinado de Uruguay, que con un gol de Alcides Edgardo
Ghiggia en el minuto 79 dejó al colosal estadio en silencio. Era el
Maracanazo, o la peor derrota deportiva de la historia de Brasil y una
de las más célebres de la historia del fútbol.
El periodista e historiador Toni Padilla reconstruye este épico
Mundial a partir del retrato de cuarenta de sus protagonistas: desde
los flamantes ganadores -el mencionado Ghiggia, Schubert Gambetta,
Obdulio Varela o el entrenador Juan López- hasta los perdedores -el
guardameta Moacir Barbosa, Zizinho, Ademir o el entrenador Flávio
Costa-, pasando por jugadores que brillaron con luz propia como Zarra
-autor del mítico gol contra los ingleses que dio la victoria a
España-, Antonio Ramallets -el portero de la selección española-, el
jugador de EE. UU. de origen haitiano Gaetjens, el sueco «Nacka»
Skoglund, los ingleses Stan Mortensen y Stanley Matthews, el
guardameta chileno Sergio Livingstone, el árbitro de la gran final,
George Reader, el comentarista Matías Prats y un largo etcétera. A
partir de una profusa documentación y entrevistas exclusivas, Toni
Padilla compone un inolvidable relato coral y poliédrico de uno de los
Mundiales que más huella han dejado entre sus contendientes y
aficiones. Las historias de vida de este libro, que dan cuenta de
algunos de los dramas y conquistas más memorables de la historia del
fútbol, reviven el dramatismo y la épica del fútbol en todo su
esplendor.
Cuando Brasil, sesenta y cuatro años después, vuelve a ser la sede de
una Copa del Mundo, «Brasil 50» evoca las peripecias de aquellos
hombres que, tras el hiato de la Segunda Guerra Mundial, escribieron
la historia de un deporte y, de paso, de toda una civilización.