Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La intención de este libro es acercar, de una forma sencilla y
asequible, a quienes aman las plantas a un momento de la historia de
España importante para el futuro de la medicina, a un gran rey que,
además, era un hombre enfermo y que apoyaba las ciencias médicas,
tratando de sacar a la medicina de un estancamiento en el que estaba
inmersa. Trajo los mejores doctores del momento, financió
investigaciones y expediciones en busca de plantas, hizo que se creara
en el monasterio de El Escorial una importantísima botica en la que
se elaboraban recetas innovadoras, introdujo las prácticas alquímicas,
hizo plantar y cuidar imprescindibles jardines botánicos, reguló los
oficios sanitarios... No estuvo en ningún momento ajeno al hacer de
médicos y boticarios y dio un gran impulso a las prácticas
terapéuticas de la época.



Con anterioridad al reinado de Felipe II no existía una Botica Real.
El la fundó en 1594 y, previamente, las necesidades reales eran
atendidas por boticarios al servicio del rey que disponían de boticas
propias. Al producirse, entre 1590 y 1591, la modificación de pesas y
medidas de botica se crea una cierta polémica y el rey decide crear un
establecimiento que él mismo se encargará de supervisar y que estará
atendido por profesionales expertos que cobrarán directamente de los
presupuestos de la Real Cámara. La Botica Real y las directrices que
de ella emanan tuvieron vigencia durante más de tres siglos, en el
transcurso de los cuales fue tan importante su influencia, que se
puede decir que marcó la mayor parte de los acontecimientos que
durante estos años configuraron la historia de la Farmacia

Otros libros del autor