Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro
  • BON SCOTT
    CAMINO DEL INFIERNO VIDA Y MUERTE DE LA PRIMERA VOZ DE AC/DC

  • WALKER, CLINTON
  • GLOBAL RHYTHM PRESS
  • 2011

  • ISBN: 978-84-96879-58-4
  • EAN: 9788496879584

  • 200 páginas

  • TEMA: BIOGRAFIAS


  • No disponible.
    Consultar disponibilidad

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«Bon Scott fue tal vez la escoria andante más entrañable que jamás
haya deambulado entre sus paisanos. Clinton Walker traza una
espléndida semblanza no solo del hombre aquí escrutado, sino también
de cuanto se cuece en la gestación de una banda de rock», proclamaba
Who Weekly cuando se lanzó Camino del infierno en Australia. La
semblanza que Walker ha compuesto con los esperpénticos desvaríos de
esa piltrafa refleja sin duda las luces diabólicas del personaje
retratado, pero brilla también por méritos propios, tanto que ya se
codea (inopinadamente) con los grandes clásicos de la rockología.
Podemos decir sin exagerar que estamos ante la obra definitiva sobre
la ascensión de AC/DC al estrellato y el descenso de Scott a los
infiernos, sobre los años en que su carismática presencia y la
visceral declamación de aquellas letras se hermanó con la imparable
fuerza que irrumpía desde las cuerdas atormentadas por los hermanos
Young. Fue entonces cuando cristalizó un sonido inconfundible y una
nueva manera de entender el rock. Con la inestimable colaboración de
quienes tuvieron el privilegio de soportar al biografiado y el
ornamento de un material fotográfico apenas conocido, Walker
reconstruye la sonora epopeya de la banda siguiendo las peripecias
vitales del cantante desde su (no demasiado) tierna niñez en la
Escocia que también fue cuna de los díscolos Young. El éxodo
proletario a los confines de un imperio extinguido nos regalaría, con
el tiempo, el nacimiento de la dureza por antonomasia en una Australia
aún mecida por las brisas melódicas del pop. A finales de los
setenta, el vendaval de la canalla acabó con la calma y con el orden
establecido. Pero Bon Scott no pudo saborear las mieles del triunfo
porque en 1980 murió a manos de su antojo. Una pena y un nuevo mito.