Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


Tomando ejemplo de lo que los hermanos Grimm hicieron en Alemania,
Alexandr Nikoláievich Afanásiev (1826-1871) peinó los pueblos y
aldeas rusos para que le contasen los cuentos populares que solo
sobrevivían en la memoria de sus habitantes. Relatos fantásticos y
misteriosos de brujas y princesas, que durante siglos fueron pasando
de padres a hijos, narrados entre los escalofríos de las llamas de la
chimenea. Para ilustrarlos, no ha habido nadie mejor que Iván
Yákovlevich Bilibin (1876-1942), el gran dibujante que logró fundir el
art nouveau con la tradición folclórica de su país. Su línea y sus
colores iluminan un universo literario que Luis Alberto de Cuenca ha
restaurado minuciosamente, casi artesanalmente, para enriquecer esta
edición.