Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


«La gente, incluso más que las cosas, tiene que ser restaurada,
renovada, reavivada, recuperada y redimida: nunca eches a nadie.» -
Audrey Hepburn

En su brillante carrera como fotógrafo en los estudios de Hollywood,
Bob Willoughby sacó fotos emblemáticas de Marilyn Monroe, Elizabeth
Taylor y Jane Fonda, pero tenía claro a quién prefería ante su
objetivo: Audrey Kathleen Ruston, más tarde llamada Edda van Heemstra
Hepburn-Ruston y más conocida como Audrey Hepburn. Willoughby fue
convocado para fotografiar a la nueva aspirante a estrella una mañana
poco después de que ella llegara a Hollywood en 1953. Era un encargo
rutinario para un retratista a quien se le atribuía haber
perfeccionado el fotorreportaje cinematográfico, pero cuando conoció a
la belleza nacida en Bélgica, Willoughby quedó impresionado. «Me tomó
la mano... bueno, como una princesa, y me deslumbró con esa sonrisa
que Dios diseñó para derretir el corazón de los hombres mortales»,
recordaba.

A medida que la carrera de la Hepburn se disparaba a partir de su
oscarizado debut norteamericano con Vacaciones en Roma, Willoughby se
fue convirtiendo en un amigo de confianza, que capturó su vida
profesional y privada. Sus fotografías históricas, perfeccionistas y
tiernas buscan reflejar las muchas facetas de la belleza y la
elegancia de la Hepburn, desde su debut a su cumbre profesional en My
Fair Lady (o Mi bella dama) de 1963. Las fotografías de Willoughby,
que la muestran en el plató, preparándose para una escena,
interactuando con actores y directores y regresando a su vida privada,
nos muestran uno de los grandes romances platónicos dentro del mundo
de la fotografía, además de ser un documento sin parangón de una de
las bellezas angulares del siglo XX.

Otros libros del autor

JAZZ BODY AND SOUL

No disponible.
Consultar disponibilidad


añadir a
favoritos
añadir a
la cesta