Saltar al contenido

Ficha del libro

portada del libro

COMENTARIO BIBLIOGRÁFICO


La historia de la teoría atómica de la materia se presta, más que
ninguna otra aventura intelectual, a ser formulada como un vasto
enfoque panorámico de la historia de las ideas científicas.



Pullman sigue la idea del átomo a lo largo de 2.500 años, desde que
los filósofos presocráticos formularon por primera vez la noción de un
constituyente fundamental indivisible de la materia.



Es esta una obra amena y entretenida plagada de perspicaces
intuiciones sobre uno de los problemas científicos más persistentes.
La hipótesis, surgida en la Grecia antigua, según la cual un número
ilimitado de mundos se forman en un vacío ilimitado a partir de un
número igualmente ilimitado de átomos increados e indestructibles,
sometidos a las leyes rigurosamente mecanicistas del azar y la
necesidad, sin intervención divina ni finalidad alguna, está en el
origen de una de las más fantásticas aventuras intelectuales de la
humanidad, una aventura que ha apasionado durante veinticinco siglos a
los filósofos, científicos y teólogos más eminentes.



Surgida como una concepción esencialmente filosófica, fue hasta el
siglo XIX objeto de un duelo abstracto, a favor o en contra de los
átomos, de una amplitud y en ocasiones de una violencia
excepcionales.



Los descubrimientos científicos del siglo XIX, que aportaron las
pruebas irrefutables de la composición atómica del universo, no sólo
no pusieron fin al debate filosófico sino que le imprimieron un nuevo
impulso.



Efectivamente, el "atomismo científico" suscita, en particular desde
la óptica de la mecánica cuántica, tantas o más cuestiones
fundamentales sobre la naturaleza y la perceptibilidad de la
"realidad" que las que suscitó el "atomismo filosófico" en la
Antigüedad. En este libro de historia de la ciencia, el autor traza
brillantemente y con una gran fuerza pedagógica, los principales
episodios de un empeño intelectual más que bimilenario, que cuenta
entre sus principales protagonistas a Leucipo, Demócrito, Epicuro,
Lucrecio, Aristóteles, Platón, Zenón, Plotino, Agustín de Hipona,
Tomás de Aquino, Maimónides, Averroes, Giordano Bruno, Galileo,
Gassendi, Descartes, Boyle, Locke, Newton, Leibniz, Berkeley, Diderot,
Kant, Hegel, Schopenhauer, Comte, Mach, Nietzsche, Planck, Bohr,
Einstein, Schr"dinger, de Broglie, Pauli, Heisenberg y muchos otros.
Bernard Pullman fue uno de los pioneros más eminentes, de fama
mundial, de las aplicaciones de la mecánica cuántica a la exploración
de la estructura electrónica de las moléculas.



Primer titular de la cátedra de química cuántica en la Sorbona, fue
miembro de la Academia de las Ciencias de París, de la Academia
Pontificia de las Ciencias, presidente de honor de la Academia
Internacional de las Ciencias Moleculares Cuánticas y presidente de la
Unión Internacional de Biofísica Pura y Aplicada, así como Doctor
Honoris Causa de las universidades de Lieja, Uppsala, Madrid,
Jerusalén, Turín y del Instituto Weizmann de las Cie